El invierno sería perfecto si se anunciara como visita de médico

Abridoracollage

Si Berlín no estuviera tan al norte de Europa, ni alejada del Océano Atlántico, probablemente no imitaría a las golondrinas, que cada invierno migran del hemisferio norte al hemisferio sur en busca de tierras más cálidas para anidar. Claro que en mi caso, más que migrar lo que hago es huir, salir corriendo o desaparecer de Alemania, ni bien el termómetro empieza su descenso en picada, esto es a partir de diciembre, cuando las calles se visten de blanco, los días se acortan y sólo las luces de Navidad calientan el ambiente festivo de esta ciudad.

Continue reading